30 de julio de 2010

MUSUBI AIKIKAI ALMAGRO

Es bueno contar un poquito la historia de la escuela. Anteriormente, hablé de la formación de la esuela desde sus principios hasta la actualidad. Ahora me voy a ocupar de contar la historia de Musubi Aikikai Almagro.

La historia comienza con mi padre, dando clases y yo asistiendo como su alumno. Era el año 1998 apróximadamente.

Luego, al poco tiempo mi padre por pedido de su Sensei permite como buen gesto de compañerismo que otra instructora, la profesora Silvia Caero, dicte clases los dias que él no daba clases. Esto se debió al cierre del dojo donde la profesora Silvia Caero daba clases (Soma Dojo, si mal no recuerdo) 

Luego, de un tiempo mi padre decide irse de Instituto Libre. Y queda a cargo de las clases de Aikido Silvia Caero, como unica instructora.


Y el tiempo pasó. Y las coincidencias hacen su aparición. Era el año 2005 apróximadamente y leo en los claificados del diario Clarin un aviso que pdia instrucotres de artes marciales (y mencionan Aikido). Llamo y me piden que les mande un CV, cosa que hago. Pido la dirección. Y la sorpresa.Al llegar al lugar noto los cambios fruto del progreso. Dejo el CV a las secretarias junto con una tarjeta personal.
Y recibo el llamado para presentarme. Cosa que hago y me recibe el dueño del lugar, Carlos Galarza. De más está decir, que ser hijo de mi padre me abrió la puerta para poder dictar clases ahí. No lo voy a negar. Y siempre honré esa condición.

Entonces así, en el año 2005 comvivián dos escuelas de aikido. Por mi parte, en ese entonces Kiawase Aikido y luego Musubi Aikikai (Fundación Aikido Argentina) y la Federación Aikikai Argentina a través de la profesora Silvia Caero. Luego en el año 2006, al volver a la Federacióon Aikikai Argetnina. Conviven dos profesortes de una misma Federación.


Esa es la historia de cómo llegué a Espacio Libre (Musubi Aikikai Argentina). Cuento la historia porque no es común que dos instructores compartan el mismo espacio. Y para despejar algunos ideas extrañas que puedan aprarecer por ahi. O falsas demostraciones de valores que algún desprevenido pueda esgrimir. Simpre suceden estas cosas.

Siempre mostré respeto hacia la profesora Silvia Caero y sus alumnos. Y siempre lo haré. Ya sea como compañeros en un mismo dojo y como alumno en sus clases. 

Víctor Barceló
Director Musubi Aikikai

No hay comentarios: