9 de septiembre de 2013

ESTILOS

Suelo estudiar cosas en mis tiempos libres. El tango siempre me ha llamado la atención. Las diferentes orquestas. El estilo de cada una de ellas. Los cantantes. Los hombres y las mujeres. El baile.

Y siempre veo la relación que existe con el Aikido. Elijo el tango y no otros géneros porque el tango tiene el agregado de su baile, pero ese será otro tema. Ahora me voy a centrar el la música propiamente dicha. Y en una respetada comparación con el Aikido. 

El Aikido tiene determinados aspectos técnicos que lo definen como tal. Si uno no sigue esos lineamientos entonces no estaría haciendo Aikido, sino un arte distinta. Con el tango pasa lo mismo. Luego, entrarn las interpretaciones y el manejo creativo de esos lineamientos.



Un tango y dos versiones que no dejan de pertenecer al género. Para pensar, lo mismo sucede en el Aikido. Existen distintas versiones de algo que no deja de ser Aikido.




No hay comentarios: